En el campo no se para nunca. Los utreros tienen sus peleas, suelen ser peleas adolescentes, como de recreo en el instituto, pero a veces se hacen daño de verdad.

Entonces mayorales, vaqueros y ganaderos tenemos que ejercer primero de pacificadores y luego de sanadores.

Y ahora a hacer seguimiento y esperar que no se produzca infección ni le entre la temida mosca en este mes de septiembre