free templates joomla
@PeredaDehesilla

José Luis Pereda, anfitrión de una gran fiesta del toreo en la Merced

 

Fue una jornada apasionante. De buen toreo y de grandes toreros. Pero, sobre todo, de excelentes amigos que comparten el privilegio de la profesión más especial del mundo. Seis toreros que se han encontrado en La Merced atendiendo la invitación de José Luis Pereda.

 

Los matadores de toros Juan Pedro Galán e Iván Fandiño, los rejoneadores Diego Ventura y Andrés Romero, el novillero David de Miranda y el propio ganadero José Luis Pereda López. Éste era el cartel compuesto para esta especial ocasión. El empeño, torear y torear para disfrutar del lujo de ser torero. Y así fue. Toreo en estado de libertad, tal y como surgía. Sin limitaciones ni encorsetamientos. Según fluía. Y así fue que Iván Fandiño se montó a caballo para picar primero y para rejonear después y, entretanto, toreó a pie con ese poso rotundo y hondo que le confirma una temporada más como uno de los toreros llamados a mandar en la temporada que recién comienza. Y Diego Ventura toreó de capote y de muleta a su novillo entre que formaba un lío de los gordos con esas dos perfecciones de caballos de torear que son Nazarí y Milagro. Pie a tierra, dio cuenta de su concepto impregnado de las marismas de la Puebla. A caballo, sencillamente lo bordó. Una vuelta completa dio al ruedo de la Merced con el eral cosido a milímetros de Nazarí y la ovación en la plaza sonó como si ésta estuviera llena a rebosar. Y con Milagro, hizo milagro del toreo en quiebros imposibles que ya nunca se olvidan cuando se ven...

 

Antes, David de Miranda siguió multiplicando los motivos para que Huelva se ilusione con su nuevo torero a las puertas como está de debutar con picadores. Juan Pedro Galán se abandonó para torear a placer y demostrar que nunca se va aquello que una vez se tuvo. Y José Luis Pereda disfrutó como un niño rejoneando primero y toreando a pie luego recogiendo los frutos así de su dedicación a la pasión por el toreo que arde en las entrañas. Y después, Andrés Romero regresó a la Merced con hechuras de torero a más y mejor ante la temporada más importante de su vida.

 

Fue una gran mañana de toreo y de toreros. Una jornada de generosidad y camaradería a las puertas de una temporada que será exigente para todos los actuantes. Sólo Juan Pedro Galán, ya retirado, tendrá la tranquilidad de disfrutarla desde la distancia. El resto, cada uno en su ámbito, estará en breve inmerso en un año del que se espera todo. Por eso viene siempre tan bien cargar las pilas con un encuentro como el de hoy en la Merced a la llamada de José Luis Pereda. Así da gusto cumplir años...

 

  20140309-chico000.jpg.JPG 20140309-chico001.jpg.JPG 20140309-chico002.jpg.JPG 20140309-chico003.jpg.jpg 20140309-chico004.jpg.JPG 20140309-chico005.jpg.JPG 20140309-chico006.jpg.JPG 20140309-chico007.jpg.JPG 20140309-chico008.jpg.JPG 20140309-chico009.jpg.JPG 20140309-chico010.jpg.jpg 20140309-chico011.jpg.JPG 20140309-chico012.jpg.JPG 20140309-chico013.jpg.jpg 20140309-chico014.jpg.JPG 20140309-chico015.jpg.JPG 20140309-chico016.jpg.JPG 20140309-chico017.jpg.JPG 20140309-chico018.jpg.JPG 20140309-lamerced00.jpg 20140309-lamerced02.jpg 20140309-lamerced03.jpg 20140309-lamerced05.jpg

 

 

 

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información