free templates joomla
@PeredaDehesilla

La Dehesilla como si fuera Aracena...

 

 

Qué más bonito que adelantar en el tiempo algunos días una cita que, ya de por sí, es muy atractiva. Eso ha hecho José Luis Pereda en su casa: llevarse a los componentes junto a él del cartel de Aracena e invitarles a torear. Sin fin, con generosidad. Seis becerras bajo un sol de justicia que pesaba de verdad, pero que encontró siempre el alivio del regusto de lo bueno.

 

El rejoneador Andrés Romero y los matadores de toros Daniel Luque y Michelito Lagravere –además de otros toreros también invitados- torearon y torearon sin más condiciones que las de prepararse a fondo y divertirse de verdad de cara a un compromiso que les unía en un cartel por primera vez.

 

En este encuentro adelantado, quedó claro que Daniel Luque está que se sale de oficio y de torería, que está soberbio, que tiene el toreo metido en la cabeza y en las entrañas, que torea con la misma naturalidad que respira y que, ahora más que nunca, goza con y de su profesión. Lo suyo es escandaloso. Con el capote, con la muleta y hasta picando. Clava las zapatillas, echa a volar las muñecas y se enrosca hasta el infinito y sin solución de continuidad a los animales haciendo con ellos, literalmente, lo que le da gana. Pero no de juego –eso nunca-, sino de toreo. Tal es su estado de clarividencia y de espíritu. Elige, acierta, lidia, torea, observa, corrige, aconseja y disfruta. Todo a su tiempo y todo al mismo tiempo. Es especial la relación de Luque con Pereda. Una relación de amistad reforzada en lo profesional por el indulto el pasado año del toro Laborioso, en Cortegana. Daniel está en su casa en casa de José Luis. Y eso se nota. Y eso lo disfrutan los profesionales y los aficionados que compartieron esta mañana en la que luz –la del toreo nuevo y la del toreo de siempre- la puso Luque.

 

  20150820-luque01.jpg 20150820-luque02.jpg 20150820-luque03.jpg 20150820-luque04.jpg 20150820-luque05.jpg 20150820-luque06.jpg 20150820-luque07.jpg 20150820-luque08.jpg

 

Otro concepto muy diferente, mucho más por hacer y en pleno proceso de búsqueda es el de Michelito Lagravere, aquel terremoto mejicano que emergió siendo muy niño, que revolucionó a la afición de Méjico y que hasta se metió en los informativos de televisión por su precocidad. La cara de niño ya le va cambiando, pero sigue con la afición tan encendida como entonces. Su personalidad es muy de su tierra, como es lógico, y en adaptarla anda a la embestida del toro español. Una buena piedra de toque la tiene en Aracena, donde se presenta de la mano de su valedor en España, Juan Manuel Rodríguez Vélez.

 

  20150820-michelito10.jpg 20150820-michelito11.jpg 20150820-michelito12.jpg 20150820-michelito13.jpg

 

Como Luque, también Andrés Romero toreó en su casa. La Dehesilla lo es en parte por los lazos de amistad que le unen también al ganadero. Tiempo tuvo el rejoneador de Escacena del Campo de poner a torear a lo más granado de su cuadra –Conquistador, Cantú, Odiel, Cheke, Carbón…- y los valores nuevos que se vienen forjando en La Corchuela y en la más ilusionada de sus expectativas de futuro, como Kabul. Tanto exprimieron los toreros de a pie las embestidas de las becerras –normal, eran para hacerlo…- que llegaron a los caballos al límite de todo. Aún así, Romero desplegó un amplio repertorio de su oficio más que curtido y probó suertes nuevas, ideas que se van fraguando en la cabeza a la espera de plasmarlas pronto en una plaza. Disfrutó también mucho Andrés en esta mañana de camaradería y admiración entre toreros.

 

  20150820-romero01.jpg 20150820-romero02.jpg 20150820-romero03.jpg 20150820-romero04.jpg

 

Fue una mañana intensa de toreo bajo el calor de Rosal de la Frontera y el abrigo generoso de la manera de hacer las cosas de la familia Pereda. El mejor anticipo posible para una tarde de la que, como sus protagonistas esta mañana, Aracena disfrutó de lo lindo.

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información