free templates joomla
@PeredaDehesilla

Los sementales

La historia de la ganadería de José Luis Pereda y La Dehesilla está plagada de toros muy importantes que han ido aportándoles lo mejor de sí mismos como sementales tanto en hechuras como en comportamiento. Son los padres de la vacada, los pilares de un edificio que les debe todo. Algunos de los más sobresalientes, de ayer y de hoy, de antes y de ahora, quedan reflejados en esta sección.

 

"Ratoncillo”, número 80, es el toro que inició la ganadería. Llegó junto al primer lote de vacas que José Luis Pereda le compró a José Luis Martín Berrocal. Herrado con el hierro de los Derramaderos, era puro Villamarta. Dio toros muy importantes. Ya con veintidós años, el ganadero lo metió en la plaza. Lo toreó Tomás Campuzano y lo picó Chocolate padre. José Luis Pereda aún recuerda cómo Campuzano le ha reconocido en varias ocasiones "que fue uno de los toros que más a gusto ha toreado en su vida".

 

“Canastillo”, número 51, es otro semental especialmente querido en la casa Pereda. Era del hierro del maestro Francisco Rivera Paquirri, de sangre pura Rincón. Era del año 1985, por tanto, nacido de lotes de cubrición hechos ya por el torero de Barbate. Por eso, como consideración a su aportación, lo conservó José Luis Pereda para padrear. "Si hubiese nacido más tarde, no lo hubiese comprado", asegura el ganadero. Lo mantuvo muchos años cubriendo en su ganadería.

 

“Correcalles”, número 8. También de Rincón, perteneciente a una de las familias más conocidas de Núñez, fue otro semental destacado de la vacada. Lo quitó porque sus productos salían un poco montados, pero daban una calidad enorme en la muleta y una nobleza desmedida. "Había toreros que en pleno verano venían a La Dehesilla a pedirme vacas de las que lamen las taleguillas, me decían. Eran vacas que procedían de este toro", recuerda José Luis Pereda.

 

Facultades”, número 90. De la misma familia del toro de Manolo González que encumbró a Espartaco en Sevilla, ha sido otro de los sementales que han ayudado mucho a José Luis Pereda García a la hora de definir su toro actual, un tipo de animal cada vez más cerca de lo que sueña el ganadero.

 

Actualmente, la ganadería de José Luis Pereda y La Dehesilla cuenta con una treintena de familias. Entre la nómina de sementales más importantes que hoy cubren en el campo están los siguientes:

PENSADOR
Marcado con el número 44, fue tentado por Miguel Ángel Perera. Tiene diez años y luce el hierro de Pereda. Aporta bravura y nobleza

CULITO
Es uno de los emblemas de la casa. Indultado por Finito de Córdoba en Huelva el 28 de febrero de 2000, tiene ya hoy 17 años. Lleva el hierro de La Dehesilla y es uno de los toros que más y mejor ha fijado los caracteres actuales de la ganadería. 

BARBERO
Número 83. Tiene ocho años y lleva marcado el pial de José Luis Pereda. Es un semental de mucha confianza en la casa por la clase que transmite a sus productos.

BARBUDO
Herrado con el número 135, luce el pial de La Dehesilla. Fue indultado por Javier Conde en Ayamonte el 8 de septiembre de 2006. Es un toro que aporta bravura y nobleza en altas dosis.

SALEROSO
Tiene también el hierro de La Dehesilla y está marcado con el número 23. Fue indultado por El Fandi el 5 de agosto de 2009 en Pedro Muñoz (Ciudad Real).

PEREZOSO
Herrado con el número 88, tiene 13 años  y fue tentado y probado en el campo con ramas. Procede de una familia que ha dado ya muy buenos productos a la ganadería.

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información