Otra vez estamos en Madrid, tu plaza, el sueño de cualquier ganadero. Un sueño que hoy se vuelve agridulce en Las ventas por el recuerdo, por tantos recuerdos, por tu recuerdo.

Los novillos viajaron el jueves, el ganadero llegó hoy y al pasar ha mirado la puerta de cuadrillas con angustia, la última tarde que estuvimos lidiando en esta patio de cuadrillas, en “su” rincón estaba nuestro amigo Iván, nuestra mitad humana y torera, Se lidiaba una corrida de José Luis Pereda y La Dehesilla por la que Fandiño había apostado fuerte. Brindó un toro a José Luis Pereda López, Luego lidió el último toro de su vida en la Plaza de su vida y luego… luego todos sabemos lo que pasó luego,  aunque pocos saben del pozo negro que tiene el corazón de amigo de José Luis.

 

 

La vida sigue, hoy volvemos a Madrid, donde pagar inexcusablemente el fielato que el trapio, la casta y la bravura tributan en el templo máximo del toreo, pero todo duele mucho, todo recuerda algo. Estamos los de siempre, Miguel,Paco, José Luis… pero todo sabe a alguien que ya está para siempre en nuestro alma y en los cimientos taurinos de estas ventas del Espíritu Santo

Mañana nuestra novillada entera va por Iván, no sabemos si las viejas y sabias leyes del toreo permiten brindar una novillada a un torero grande, pero que sepas, que desde el corazón de La Dehesilla “Va por ti torero”

 

Sabemos que no habrá que pedirte que estés al quite desde el callejón del cielo bravo con los tres novilleros, los nueve banderilleros y  los seis picadores, Sabemos que no tenemos que recordarte las reatas o los sementales de los utreros. Sabemos que estarás pendiente y siempre dispuesto a echar el capote como siempre y a ampararnos como tantas veces.

La suerte, ese pretexto de los tibios, mañana tiene un colaborador en el cielo. Gracias por tanto Iván, Gracias por todo torero, Va por ti