free templates joomla
@PeredaDehesilla

El nacimiento

La yeguada con el hierro de la casa la inició José Luis Pereda García en la década de los setenta por la afición que siempre ha tenido al caballo. Lo inició con el objetivo de buscar un tipo de animal que sirviera para torear y que tuviera venta, de forma que la yeguada fuera un negocio más de la familia. Empezó echando las yeguas que trabajaban con los vaqueros en el campo, dado que tenían una cualidad tan valorada por Pereda como es la duración. Entendía el ganadero que eran caballos muy buenos "porque no existe doma mejor que trabajar con ellos hasta el fin". En cambio, el macho lo dejaba para pasear o para el acoso y derribo. El impulso inicial experimentó un cierto freno dado que la cría y doma del caballo requiere de más tiempo del que José Luis Pereda podía prestarle. Pero nunca abandonó la yeguada, convencido de que era una buena opción para trabajar con más tiempo más adelante para buscar la línea de caballo en que creía.

 


Es el momento entonces en que aparece en escena su hijo, José Luis Pereda López, otro amante del caballo. Su idea fue siempre y sigue siéndolo trabajar en dos tipos de caballos: el lusitano y el lusoárabe, ya que, dada su afición y profundo conocimiento del acoso y derribo, el lusitano puro no lo veía capaz de llegar a un becerro tanto como lo hace uno que es cruzado. Esto marcó la forma de trabajo y actualmente se cuenta en la casa con yeguas puras lusitanas con caballos de esa misma sangre y yeguas hispanoárabes y lusoárabes con caballos cruzados, lusoárabes y lusitanos. Así planteado, “vamos rotando sementales en función de lo que los productos nos vayan dando. Queremos una línea de caballos para correr, que sean fuertes, que tengan belleza, que tengan resistencia, con buena boca y que sean fáciles para la doma. Ya tenemos caballos con nuestro hierro que hasta un niño corre con ellos o con un nivel de concurso experimentado. Y hemos desarrollado ya también potros que se van poniendo a la misma vez que nuestras yeguas y caballos. Intentamos mejorar comprando sementales para evitar la consanguinidad. Buscamos sementales de la calle con las características que nosotros perseguimos, bien para torear, bien para derribar, los vamos echando en los lotes de hembras que tenemos (cruzadas y lusitanas puras) y con ellos vamos trabajando”, explica José Luis Pereda López, quien ostenta hoy en día la mayor parte de la gestión y de la responsabilidad de la yeguada.

 

José Luis Pereda López es un jinete autodidacta, que tiene en el caballo su gran pasión. Ha aprendido a montar y a domar, montando y domando junto a su padre, aunque también le ha dedicado y le sigue dedicando muchas horas de trabajo a ambas facetas con el objetivo de perfeccionar sus conocimientos. Incluso, ha toreado algún que otro festival taurino en público como rejoneador.

 

Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Aceptar Más información